¿Qué es la Amaxofobia?

La palabra «amaxofobia» hunde sus raices en el país mediterráneo de Grecia. Cabe señalar que este término tiene dos partes: «Amax» significa automóvil, coche o carruaje mientras que  «fobia» significa miedo a algo o así mismo. Habiendo dividido la palabra y conociendo el significado de cada una de sus partes, resulta fácil determinar que la amaxofobia es el pánico irracional a conducir, ya sea un coche, moto o cualquier vehículo a motor.

¿Qué es la fobia?

Algunas fobias, como la fobia social,se tratan de un pánico o miedo que la persona que lo padece no controla, es decir, es irracional. También puede detectarse como una ansiedad muy intensa ante una situación o estímulo fóbico que no produce tal síntoma en la persona que no sufre la fobia ya que lo concibe como una situación u objeto común. De ahí su alto grado de irracionalidad o injustificación. 

Existen diferentes tipos de fobias, algunas más conocidas que otras. La hemofilia o pánico a la sangre, por ejemplo, es fácil de recordar. Otro caso sería la fobia social y la claustrofobia (fobia en un espacio pequeño). Sin embargo, algunas fobias se clasifican con nombres más complejos, como el miedo a conducir o amaxofobia.

¿Qué causa la amaxofobia?

Esta fobia es específica ya que se trata de una situación particular,  ya que puede manifestarse en la persona que lo padece antes o durante la acción de conducir cualquier vehículo o incluso con el hecho de iniciar el proceso de conseguir el carnet de conducir. Pertenece a la categoría de trastornos de ansiedad descritos en la Guía Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V), cuyo origen es diverso y diversificado. Sin embargo, podemos determinar una serie de causas o detonantes más comunes como:

  1. Falta de confianza y experiencia de los conductores, especialmente a la hora de empezar a conducir coches.
  2. En caso de accidente de coche, el conductor que padece dicha situación suele sufrir un trastorno que le produce tal fobia.

Esta fobia es mucho más común de lo que parece, afecta a más mujeres que hombres y no se debe confundir con desconfianza e inseguridad detrás del volante. Conducir puede causar situaciones estresantes que derivan en inseguridades y ciertas precauciones a la hora de retomar la conducción. Pero la principal diferencia con la amaxofobia es que, cuando esta se activa en la persona, la llega a bloquear e invalidar. No le permite ni subirse al coche.

La persona comienza a sentirse agobiada, estresada ante una situación que para ella crea ansiedad. Cabe recordar que las fobias son irracionales y, aunque pueda parecer increíble, hay que apoyar y ayudar a la persona que lo padece.

Síntomas de la amaxofobia

  1. Ansiedad (incluyendo miedo), malestar, pesadillas…
  2. Síntomas naturales, como sudoración en las manos, temblores, rigidez muscular…
  3. Miedo irracional que lleva a la conducción con tensión o pánico.
  4. Hipertensión y pensamientos distorsionados sobre la conducción.
  5. Las personas con amaxofobia a menudo sienten que quienes les rodean no les comprenden, lo que puede degenerar en una pérdida de autoestima y autoconfianza, lo que es un obstáculo para la solución de este problema.

¿Cómo tratar o combatir la amaxofobia?

Afortunadamente, esta fobia tiene una alta tasa de éxito, generalmente a través de terapia por un psicólogo calificado. Al igual que en otro tipo de miedos o fobias, la persona que lo padece debe ser plenamente consciente del problema que tiene y querer ponerle remedio. Sin este paso, cualquier esfuerzo será valdío.

Entre las técnicas y terapias que ayudan a poner fin a la amaxofobia es la relajación y la respiración profunda con la que poder transmitir a la persona que la padece una situación de control. También, se puede poner en práctica técnicas de exposición en vivo, siempre bajo la supervisión de un profesional. En este caso, las clases de perfeccionamiento de Autoescuelas López son de gran ayuda.